ANTÍGONA GONZÁLEZ

Sara Uribe

“Un vaso roto ya no es un vaso”, dice Antígona González, y ése es el pretexto para narrar, desde la poesía y su alcance subversivo, su pérdida.

 La violencia generada por el Estado es una energía que se ejerce sobre los cuerpos transformándolos en cadáveres, llevando la escritura a nuevas estrategias discursivas para moverse de lo intensivo a lo extensivo sobre el terreno de lo social y también de lo político. Así, pues,  Antígona González como un texto que está develando las ruinas, los restos que deja tras de sí el poder del Estado al incluir las varias voces de las Antígonas y de los testimonios.

GALERÍA